miércoles, 26 de septiembre de 2007

La puerta de la estación

Sucedió en Venecia un domingo de carnaval
en el que una de las puertas abatibles de la zona de tránsito de pasajeros de la estación de Santa Lucia permaneció abierta ininterrumpidamente durante veinticuatro horas
una vida
en virtud de la inercia de miles de personas
cada una
que mantuvo apenas un segundo sin detenerse la puerta de la estación abierta al paso de la corriente

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aún sigue la puerta abierta dejando paso a la corriente y a tu ausencia de entre la gente...
burbujas.

mia vega dijo...

y... esa ausencia es subconsciente mientras la gente no pare de fluir dejando siempre la puerta abierta, quizás cuando acabe ese domingo y la puerta se cierre durante unos minutos la ausencia se torne en subcutanea.
Los peores dolores de corazón vienen por rachas,como los dolores reumáticos (cuando cambia el tiempo)

Anónimo dijo...

no sera acaso, igual que la puerta del veinticuatro horas... huerfana de cerradura..

y diganle a los venecianos, que no le pongan puertas al mar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

6 dijo...

Querido Jota

Yo que tuve la suerte de conocer la primera versión, la reivindico firmemente, con huelga de párpados caídos incluída.

Porque creo recordar que hubo otra versión, magnífica, de este texto

Si no es así tal vez sea yo la que estoy actualizada.

6.1

Eslovar dijo...

Además de la gente que no dejaba cerrar la puerta también pasaron 200 Ewoks riendo a mandíbula batiente porque el chiste de uno de ellos trataba sobre el concierto en donde maltrataron al segurita de Ricki Martin cuando éste estaba redescubriendo su bisexualidad manifiesta
Yo estuve allí